Argentina cayó por penales ante Alemania y quedó en la puerta de hacer historia en el Mundial Sub 17

La albiceleste logró igualar el partido, 3-3 sobre la hora, pero no pudo en los 12 pasos. Jugará por el tercer puesto.

El equipo de Diego Placente estuvo en desventaja en dos ocasiones, pero tres tantos de Ruberto, uno de ellos en el minuto 97, llevó el duelo contra los alemanes a la definición desde los 12 pasos. El próximo viernes jugará por el tercer puesto en Indonesia

La Selección argentina perdió por penales y no pudo meterse en la final mundial.

La Selección argentina Sub 17 perdió por penales ante Alemania, después de empatar 3 a 3 por la semifinal del Mundial de fútbol.

La primera semifinal se jugó en el estadio Manahan de Surakarta, con arbitraje del portugués Joao Pinheiro. Luego, a las 9.30 y en el mismo escenario, Francia enfrenta a Mali por el otro pasaje al partido decisivo.

Los tantos del encuentro fueron marcados por Paris Brunner, en los europeos y campeones continentales, a los 9 minutos de comenzado el encuentro y a los 13 del complemento. Mientras que Argentina lo había dado vuelta con dos apariciones de Agustín Ruberto a los a los 35 y 49 minutos, de una primera parte emotiva. En el complemento marcaron Moerstedt para Alemania y otra vez Ruberto en la jugada final, para ir a la definición por penales.

En la jugada inicial, con el saque desde la mitad de la cancha, tuvo la primera acción para la Argentina en el Estadio Manahan de Sarakarta con una tenue llovizna.

Claudio Echeverri recibió un pase de Albarracín en profundidad y el crack de River eludió al arquero y en el remate, cruzado, quedó larga del arco alemán defendido por Konstantin Heide, quien jugó por una de las figuras del equipo, Max Schmitt.

Los primeros minutos fueron todo de la Albiceleste, con Ian Subiabre jugando por la banda izquierda y como uno de los conductores, más retrasado que Echeverri, y cómo extremo más punzante.

Llegaría la apertura del marcador, a los 9 minutos, con Paris Brunner que apareció por la derecha y que con un fuerte remate venció a Jeremías Florentin.

Un sacudón para la Albiceleste, que proponía, presionaba y buscaba acciones de ataque desde el comienzo del partido.

Alemania, de contra, proponía sorprender a la Argentina con una condición física importante, aunque nada de eso fue impedimento. Subiabre, Acuña y Echeverri fueron el tridente argentino que generó más peligro.

A los 21? Argentina tuvo la chance de igualdad, con una jugada iniciada por Subiabre que continuó Valentín Acuña, el cual con un centro dejó servida la pelota para Gustavo Albarracín que remató debajo del arco, pero el arquero Heide la mandó al tiro de esquina con una gran atajada.

La Albiceleste no dejaría de hacer su juego, y si bien tuvo varias ocasiones para la igualdad no se encontraba fino. Un gran desgaste físico fue la bandera de un equipo que no merecía la caída en lo que iba el trámite del juego disputado en Sarakarta.

Sin embargo, una jugada que parecía de poco peligro por la banda derecha encontró a un profundo Dylan Gorosito que sorprendió al lateral alemán y dio un centro para Agustín Ruberto que solo tuvo que rematar y poner el 1-1.

En el final del primer tiempo, Brunner llegaría con un remate que se iba a ir por arriba del travesaño del arco defendido por Florentín.

Pero en la siguiente una jugada que llegó por la izquierda, el punto fuerte de Argentina, llegaría el desnivel en el marcador. Un pase de Echeverri para Agustín Ruberto y una definición de goleador con un certero remate al ángulo para el 2-1 de la semifinal.

El comienzo tuvo a la Argentina con dos jugadas de gol que no prosperaron. Sin embargo, Alemania no se quedaría detrás.

Max Moerstedt mano a mano ante Florentín que remató y el arquero la sacó con su pierna izquierda, cuando caía el empate de los alemanes, pero sobresalió la figura del arquero nacional.

A los 10 minutos Argentina mostró lo mejor del

Sin embargo, Brunner aparecería nuevamente con la igualdad del partido, a los 13 minutos del complemento.

Un error de salida de Florentín con sus pies, le dejó la chance al atacante europeo para que emparde las actuaciones.

Alemania fue una amenaza constante para Argentina en el ataque, es por ello que los dirigidos por Diego Placente movió el banco con los ingresos de Kevin Gutiérrez, Franco Mastantuono y Tiago Laplace.

Pero llegaría una jugada por la banda izquierda con un centro que quedó picando en el punto del penal y aparecería Max Moerstedt para poner el 3-2, con un cabezazo al ángulo de Florentín.

Argentina insistió con jugadas por el eje del campo, sin profundidad en la última jugada. Además le costó llegar de contra ya que el cansancio fue evidente al igual que los nervios. Aun así, en la última pelota antes del final llegó la igualdad que era ilusión, pero que se desvaneció en los penales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: